Eneatipo 4

Curso de Eneagrama en España

Personas que viven principalmente en su imaginación y emociones. Pueden ser creativos e inspiradores o quejumbrosos, elitistas y negativos.

Eneatipo 4

Al igual que los Unos, los Cuatros comparan la realidad con aquello que podría ser. Pero, mientras los Unos tienden a buscar su imperfección e intentan corregir lo que está equivocado, los Cuatros a menudo tuercen la realidad y viven en sus imaginaciones, sentimientos y estados de ánimo o humores cambiantes.

Junto a los Dos y los Tres, los Cuatros gravitan entre la vanidad y la confusión de imagen pero paradójicamente pueden expresarlo. Los Cuatros en mayor medida se identifican con una imagen de ser defectuosos, sobre todo si esto les confiere una calidad de originalidad o especial singularidad. Por ejemplo, pueden lamentar su incapacidad para tener éxito en el mundo cotidiano, pero esta queja podría llevar una calidad sutil de presunción. Los Cuatro podrían tener una auto-imagen que es románticamente trágica pero al mismo tiempo elitista.

El Talento del Cuatro va por ser un embajador de la Belleza y ésta no es algo bonito sino algo que otorga valor y significado, algo artístico, en el sentido de elevar la conciencia, ya sea mediante una pintura o un espacio. De ahí que se pregunten, que indaguen o investiguen, como decía Krishnamurti, hacía adentro y sean los que se hagan las preguntas transcendentales: ¿Quién soy? ¿Para qué estoy aquí?

Cuando descubren por si mismos esas respuestas, ayudan a los demás a encontrar su expresión, es decir a exteriorizar aquello que sienten poderosamente dentro. Durante las primeras etapas se sentirán desfavorecidos, quejosos y apesadumbrados, yendo de víctimas como consecuencia de COMPARARSE con los demás y salir perdedores, ya sea en granos en la cara, en capacidad para ser exitosos o en la felicidad que otros poseen. De ahí surge la envidia… de esa comparación queriendo emular o imitar la obra de otro por considerarla más afortunada que la suya.

Los Cuatros en su mejor versión tienden a ser idealistas, tener buen gusto y son grandes apreciadores de la belleza. Filtran la realidad a través de una subjetividad rica, sutil y son muy buenos con el pensamiento metafórico, la capacidad de generar conexiones entre hechos y acontecimientos no relacionados. La tendencia Cuatro de ver las cosas simbólicamente se refuerza por su intensidad emocional. Esto crea materia prima artística que pugna por tomar forma. La auto-expresión y la búsqueda del conocimiento de sí mismo son las prioridades más elevadas para las personas con este estilo. Les gusta expresar y comunicar al mundo su riqueza de emociones. Algunos lo hacen mediante alguna expresión artística pero también podría ser mediante una forma poco común de elaborar o presentar un reporte de ventas.

Los Cuatros practican naturalmente la sinestesia, una mezcla crónica de sensaciones que los conducen a intensas reacciones multiniveles. Un Cuatro ingresando a una nueva situación podría ver algo que dispara una imagen mental que, a su vez, evoca un sentimiento que le recuerda entonces una canción; que activa más imágenes que despiertan más olores, sabores, sentimientos y así sucesivamente. Los humores y sentimientos del Cuatro pueden correr juntos como una acuarela bajo la lluvia, produciendo una calidoscópica mezcla de impresiones en reacción a los eventos inclusive más insignificantes.

Avanzar por el camino

Los Cuatros valoran o tienen una idea muy personal de la estética y de la belleza lo mismo que se armonizan con la naturaleza trágica de la existencia. Cuando sanos, las personas con este estilo trabajan para transmutar el dolor de la vida en algo significativo, a través del trabajo creativo en todas sus expresiones. Los Cuatros son diestros en articular la experiencia subjetiva y pueden ser finos maestros o psicoterapeutas. También pueden ser amigos empáticos de los malos tiempos, capaces de entender los dilemas de otros y sobre todo dispuestos a escuchar al dolor de un amigo.

Cuando entran en el estado de madurez y saben expresar su Arte su vida adquiere otro sentido, un sentido de propósito guiado por una conciencia superior, de ahí que a muchos místicos se les encuadre en este eneatipo. Con la ayuda de ese Genio Interior, harán de su vida una Opus Magna. Una gran obra que compartirán con todos, sin temor a avergonzarse ni al ridículo. Entonces serán auténticos, por seguir los dictados de su corazón y conseguirán esa AUTORIDAD que les capacita para equilibrar sus dispares emociones, sus altibajos o mareas emocionales.

Esa AUTORIDAD, proviene de ser el propio AUTOR. Si, de ser y no de copiar y por tanto ser fieles a su propósito. Entonces sí que son ORIGINALES, han regresado a su “origen” es decir han bebido de la propia fuente, de su inspiración e intuición más elevadas. Entonces ya no se saldrán de balance, sino que en recogimiento ayudarán con su Arte a crear y ver belleza allí donde vayan y por tanto a elevar la conciencia de las personas, desde el corazón de cada uno y no por ser ningún supuesto gurú o alguien fuera de toda norma.

Podrán enseñar a “ver” el Arte en cada instante de la vida… o simplemente la creatividad que cada persona tiene y lleva consigo y es capaz de expresarla para embellecer con su aporte, o incluso con su sola presencia, al mundo.

Debido a la fuerza de sus imaginaciones emocionales, las personas con este estilo a menudo son descritas como artísticas. Casi todas las personas con este estilo necesitan encontrar salidas creativas. Los Cuatros trabajan en todo tipo de actividades, pero, siempre que pueden, intentan hacer su trabajo creativamente interesante. La riqueza sensitiva del Cuatro es como la materia prima de la creatividad. Los Cuatros sanos encuentran salidas creativas que les permiten expresar su intensa vida interna.

Cuando los Cuatros son menos sanos, comienzan a enfocarse en lo que no está disponible o que falta en sus vidas. Pueden volverse negativos y críticos, encontrándose incompletos con lo que tienen, viendo en lo presente principalmente la miseria. Se vuelven introvertidos y usan su imaginación para idealizar otros tiempos y lugares. Puede vivir en el pasado, el futuro —o cualquier lugar que parezca más atractivo que aquí y ahora y, de hecho, en ese estado cualquier lugar parece mejor que la realidad que viven actualmente.. Los Cuatros tienden a envidiar cualquier cosa que no tienen, encarnando el dicho el pasto siempre es más verde del otro lado.”

Eneatipo 4

Más que envidia de cosas físicas, se envidia el bienestar o felicidad que tienen los demás.

La necesidad por ser vistos como alguien especial y único puede también volverse más neuróticamente pronunciada. Los Cuatros pueden parecer muy en contacto con sus sentimientos, pero, en mal estado, traducen su sentir auténtico en el melodrama. Pueden estar llenos de lamento y nostalgia, exigiendo reconocimiento a la vez que rechazan todo lo bueno que reciben de sus amistades. Podrían también crecer competitivos y rencorosos, incapaces para disfrutar sus propios éxitos sin desligarse de los logros ajenos.

Los Cuatros enfermos pueden estar malhumorados o extremadamente sensibles actuando al margen de las reglas cotidianas. Sostenidos por su sentido de originalidad defectuosa, podrían permitirse actuar incorrectamente, ser egoístas o irresponsables. Pueden negarse a tratar con lo mundano y lo ordinario, inconscientemente razonando que de cualquier forma no son de este mundo. Los Cuatros en esta fase se inclinan a sentirse culpables, avergonzados, melancólicos, celosos e indignos.

Los Cuatros profundamente enfermos puede habitar un penetrante mundo de tormento. Pueden ser abiertamente masoquistas y extravagantes en su auto-desvaloración. Las vidas de artistas espectacularmente autodestructivos a menudo reflejan este tipo de guión. En esta fase un Cuatro podría alienarse inalcanzablemente. Heridos por un sentido profundo de desesperación, pueden hundirse en su auto-aborrecimiento mórbido o deprimirse suicidamente. Ven su singularidad en condiciones completamente negativas y se destierran en un tipo de exilio. El deseo de castigarse a sí mismos y a los demás es fuerte y decidido.

Centro: Sentimiento
Estrategia: Esforzarse por sentirse único
Fijación: Melancolía, lamento
Visión de sí mismo: “Yo diferente”
Estructura de temor (lo que evita): Ordinariez
Estructura de deseo: Sentirse especial
Trampa o justificación: Autenticidad
Otros descriptores: Autoimagen devaluada, concentración en  la carencia, necesidad de conmover, prodigalidad, emocionalidad,  dependencia, arrogancia competitiva, refinamiento, intereses artísticos, fuerte superego.

Las fotografías originales son gentileza de Hartwig HKD en Flickr.


18 Comentarios

  1. Francisco Dennis

    100% correcto cuando era inconsciente me comportaba como un 4 sano y cuando la gente me criticaba por eso me sentía mal, con los años me volví consiente pero ahora me doy cuenta que me volví un 4 enfermo o bueno en etapa de rehabilitación.

  2. Hilda

    Me identifico más con los cuatro sanos
    (…”Los Cuatros sanos encuentran salidas creativas que les permiten expresar su intensa vida interna”…)
    Muy interesante, veo que he transitado por todos los cuatros hasta llegar a reconocerme sano 🙂 Gracias!

    1. Alf

      Sí… primero aceptarla, hazle ver las ventajas que tiene, sus fortalezas a través de un medio de expresión artístico, música, un instrumento, luego sus emociones que las intente poco a poco a razonar y si tiene odio o ensimismamiento ponle un espejo, que se vea poco a poco…. de tal manera que se vea a ella misma y vaya mejorando a estados más sanos.. también la actividad física le hará bien, un deporte… el manejo de algo diferente a lo común.. intenta con la arquería.. ciclismo de montaña, un arte marcial elegante… y ser más sociable poco a poco… Así le hicimos mi esposa y tu servidor con mi hijo que también es un 4.. y hoy después de varios años, está más completo… El tiene 15. Saludos cordiales y ojalá te sirva.

    2. Elisabhetam

      Armarse de paciencia. Confiar en ella si ha demostrado ser responsable. Halagarla, sin resultar artificioso. Prepararle una fiesta sorpresa en su cumpleaños, para hacerla sentir especial.
      No compara la nunca con nadie, ni amigas, ni familiares.
      Ensalzar su esfuerzo.
      Valorarla. Amarla con franqueza.

  3. JOSÉ

    Hola a todo@s:
    Soy cuatro y llevo toda la vida sufriendo y disfrutando sus características.
    No solo se trata de saber qué eneatipo nos corresponde, ese es solo el primer paso. Lo importante es el segundo paso: trascender el eneatipo para encontrar nuestra «Esencia».
    Saludos.

  4. Anna

    Muy acertado, aunque creo que sería mejor destacar la parte insana al comienzo de la descripción y la visión sana al final, para terminar la lectura con mejor energía.

    Gracias!

  5. Gema

    Reunión de Cuatros. Los sufridores y los creativos.
    La ventaja del Cuatro es que el sufrimiento, aun proviniente del ” cuatrismo”, puede desarrollar empatía y búsqueda, ¿o no?
    Reconozcamos que somos muy impertinentes y raritos, sin olvidad la definición que más me ha gustado de “raro”: un tipo muy normal visto muy de cerca. Osea, ni más ni menos que el resto de Cuatros, de Cincos y de triunfitos Seises, pero con más automachaque y con el látigo a mano.
    Saludos a la Cuatrada participante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *