Tríada Emocional

Inteligencia emocional. En esta tríada la energía se centra totalmente en el corazón.

Cuando se abre el corazón se sabe realmente quién se es, no interesa la forma en que los demás lo vean, ya que desde el corazón se logra valorar la verdadera esencia de sí mismo y de cada otro ser.

Cuando se tiene cerrado y bloqueado el corazón, no solo se pierde el contacto con la verdadera identidad, sino que además se deja de sentir amado y valorado. Esta pérdida es insoportable, por lo tanto interviene la personalidad para crear una identidad sustituta y encontrar otras cosas que den la sensación de valía, generalmente buscando la atención y la afirmación externa de los demás.

Estos tipos de personalidad están muy interesados en su imagen (apego al falso o supuesto Yo de su personalidad). Creen que las historias sobre ellos y sus supuestas cualidades son su verdadera identidad; bajo las defensas de su personalidad llevan muchísima vergüenza.

Dos, Tres y Cuatros comparten un enredo permanente sobre sus identidades, que confunde quiénes son con cómo lucen ante los demás. En alguna medida, todos los estilos de personalidad hacen esto pero son los Dos, Tres y Cuatros quienes están más propensos a confundir el parecer con el ser. Las personas de esta triada tienden a rechazar cómo se sienten de verdad, en favor de cómo se supone deben sentirse, según los roles que estén ejecutando.

Los Dos, Tres y Cuatros son llamados a veces, los tipos del “corazón” o del “sentir”, parecería indicar que fuesen diestros en los campos de la “emoción”. Pero en realidad, es verdad lo contrario: su mayor dificultad está en los asuntos del corazón.

Una clave para entender esta contradicción está en lo que la PNL (Programación Neuro-lingüística) llama sentimientos directos y sentimientos derivados, en referencia a los sentimientos que usted experimenta directamente versus los sentimientos que se derivan de sus otros sentidos.

Imagínese esquiando cuesta abajo. Mientras esté concentrado en el descenso estará cada vez más inmerso e implicado en la experiencia, sintiendo el placer directo del viento en su cara, la estela de nieve que deja tras usted, el chisgueteo creciente de sus esquíes tomando aceleración, la sensación vibrante en sus piernas y tronco, un sentimiento de excitación y vitalidad en su pecho, y en su interior más profundo crecen la alegría y la plenitud.

Ahora imagine que se desliza en la misma montaña pero con una mentalidad diferente. Esta vez tan pronto empieza a descender, se pregunta cómo luce usted enfundado en el último grito de la moda para esquiar, y evalúa su desempeño sobre los taludes: la perfección de su estilo, su velocidad impresionante, lo que los observadores de abajo pueden estar diciendo sobre usted, qué pensarían sus amigos si pudieran verle ahora, cuán orgulloso de usted podría estar aquél, su primer instructor de esquí…

En la primera descripción usted experimentó su cuerpo y emociones directamente. En la segunda experiencia -por una derivación de imágenes y palabras internas- su sentir genuino fue de inmediato “remplazado” por una idea de lo que usted hacía.

La diferencia entre el sentir directo y el sentir derivado, es igual a la diferencia entre el drama y el melodrama o entre el amor y el sentimentalismo. En general, los sentimientos directos son más profundos que los sentimientos derivados, y demasiados de los segundos pueden llevar a la fraudulencia: tratar de sentir de la manera que usted piensa debería sentir, de acuerdo a sus auto-imágenes. En los libros de Eneagrama, la tendencia a interpretar guiones de los Dos, Tres y Cuatros se describe como vanidad, pero otra denominación podría ser identificación con la imagen. Es más, otro término para el sentimiento derivado es seudosentimiento.

Cuando niños, los Dos, Tres y Cuatros fueron malinterpretados a menudo, esto es, fueron elogiados o criticados con demasiado énfasis por su comportamiento externo. Las más profundas necesidades emocionales del niño fueron rechazadas y quién aparentaba ser se hizo más importante que quién era en realidad, algo así como un caso clínico de identificación errónea.

Las personas con estos estilos experimentaron su mundo temprano como socialmente condicionado. El precio de la aceptación familiar y social era interpretar o recrear un libreto, desgañitarte una serenata para obtener la cena. Un Dos pudo haber sido recompensado por la funciones útiles que desempeñaba, una Tres por sus logros externos, mientras que un Cuatro pudo haber obtenido reconocimiento por lucir diferente a todo el mundo.

Cargando aún con estas experiencias de vida infantil, puede ser habitual en los adultos de este trío el rechazo de sus verdaderos sentimientos en favor de la validación externa, dando por resultado la representación de libretos sin conexión con lo que realmente se es. Los Dos adultos reprimen sus necesidades personales y desempeñan el papel de salvadores o de “siempre disponibles”. Los Tres rechazan la idea de un sí mismo imperfecto e inseguro, a cambio de uno confiable y exitoso, que es exactamente lo contrario de como en verdad se sienten. Los Cuatro adultos se auto-rechazan por sentirse estropeados u ordinarios, y compensan interpretando el libreto de un personaje único y especial.

Inconscientemente, Dos, Tres y Cuatros se auto-preguntan a menudo, “¿Quién soy yo, ahora mismo?” Su herida primigenia está en su sentido de identidad y la vida diaria puede experimentarse como una especie de crisis de identidad permanente. La paradoja que impera en estos estilos es: “Para ser amado por lo que soy, debo fingir ser lo que no soy.”

El área de confusión más grande ofrece el mayor potencial para el crecimiento. El desafío general para los Dos, Tres y Cuatros es aprender a distinguir sus sentimientos directos de aquellos apenas derivados: llegar a ser reales para sí mismos y para los demás. A medida que cambian y crecen, las personas de este trío recuperan y acogen su ser real que suele estar eclipsado detrás de una representación.

Centro: Emocional
Interés o preocupación: Amor al yo falso e imagen propia, autoestima, el miedo al rechazo y a la desaprobación.
Problemas de: Identidad y hostilidad, que se reflejan en insatisfactorias relaciones Í­ntimas, tanto para sí­ mismo, como para el otro involucrado.
Buscan: Atención
Sentimiento soterrado: Vergüenza-Vanidad

 

La fuente para la elaboración de este articulo proviene en gran medida de:
Condon Thomas The Dynamic Enneagram Libro no publicado en español traducción de Fernando Uribe para Eneagrama 2001
Riso, R; Hudson, R. La Sabiduría Del Eneagrama. Urano. Madrid, 2001.
Naranjo, Claudio. Carácter y Neurosis. La Llave. Vitoria, 1996.