Tríadas

monos

En la organización del Eneagrama se conforman Tres Tríadas o grupos de tres eneatipos. Cada tríada comparte hábitos emocionales y puntos de vista generales.

Esta primera agrupación de tipos se fundamenta en los tres componentes básicos de la psique humana: instinto, sentimiento y pensamiento. Según la teoría del Eneagrama, estas tres funciones están relacionadas con «centros» sutiles del cuerpo humano, y la personalidad se fija principalmente en uno de esos centros. Los tipos Ocho, Nueve y Uno constituyen la tríada visceral; los tipos Dos, Tres y Cuatro forman la tríada del sentimiento y los tipos Cinco, Seis y Siete conforman la tríada mental.

Las tríadas son importantes para el trabajo de desarrollo porque especifican donde está nuestro principal desequilibrio; representan los tres principales grupos de problemas y defensas de nuestra estructura y revelan las principales maneras en que contraemos nuestras percepción conciente (observador interno) y nos limitamos. También podemos ver cómo estas tres tríadas se organizan en base a tres necesidades básicas. La adecuada satisfacción de las necesidades básicas es sumamente importante para un desarrollo sano y ninguna de estas necesidades es “mejor” o más “valiosa” que las otras dos.

El Eneagrama afirma que en el pasado una de estas tres necesidades se convirtió de manera especial en un “problema” para el niño. A partir de este “problema” se desarrolló el patrón de carácter correspondiente, como una “solución de emergencia“, como un remedio para lo que se vivia en esos momentos. Las tres necesidades básicas son:

  1. La necesidad de autonomía. Tener una clara sensación del “Yo”, autoafirmarse e imponerse. Defenderse contra ataques al “territorio propio”. Sentir impulsos vitales de movimiento y vivirlos. Responder espontáneamente con reacciones instintivas “desde la tripa” a las situaciones exteriores. La pregunta que surge de esta necesidad es ¿Quién soy yo -quién eres tú? ¿Cuál es el espacio que me corresponde y cuál te corresponde a ti?.
  2. La necesidad de relación. Sentirse querido y querer. Cuidar la amistad, la asistencia, la preocupación por los demás. Son importantes la comprensión mutua y un “buen contacto”. Se recalca la importancia de pertenecer a una familia, a un grupo. Esta necesidad del “corazón” crea una pregunta: ¿Con quién tengo qué relación – cómo es nuestra comunicación?.
  3. La necesidad de orientación y seguridad. Sentirse seguro en el lugar en que se está. Conocer bien el sitio. Tener perspectiva de las cosas. Son importantes la claridad y la confianza. Sentidos despiertos para detectar el ambiente. De esta necesidad surge la pregunta: ¿Dónde estoy realmente? ¿Este es un lugar seguro para mí?.

care

 

Las tres energías básicas (fuerzas psicológicas para satisfacer la necesidad correspondiente) son:

  • 1. La energía del estómago. Abarca todos aquellos impulsos vitales e “instintivos” que nos ayudan a afirmar nuestro “territorio”, como la rabia. La sexualidad también está muy marcada en este ámbito.
  • 2. La energía del corazón. Son todas aquellas cualidades emocionales que contribuyen a relacionarnos con otras personas y con las que nos sentimos unidos a los demás, es decir, el “amor” en su sentido más amplio.
  • 3. La energía de la cabeza. Engloba las funciones de percepción y pensamiento que necesitamos para orientarnos y sentirnos seguros.

Es importante mencionar que la psicología y la medicina moderna también dividen el cerebro humano en tres componentes básicos: el cerebro primitivo instintivo; el sistema límbico o cerebro emocional y el córtex cerebral o parte racional del cerebro.

Sea cual sea el tipo de personalidad, ésta contiene los tres componentes relacionados entre sí y sólo de esta forma puede fluir la persona. Cada una de las tríadas representa una gama de posibilidades o funciones esenciales que la persona ha bloqueado o distorsionado ya que se ha encontrado desconectada de su esencia, limitándose a ubicar su energía vital en una y sólo una de las tríadas.

Cada personalidad remplaza esa cualidad bloqueada por una imitación de ésta, desarrollada por la personalidad. Paradójicamente si el tipo de personalidad está en la tríada del sentimiento, esto no significa que tenga más sentimientos que los demás, sino que por el contrario, éste es el componente de la psique menos capaz de funcionar libremente. De igual forma se da en las tríadas instintiva y del pensamiento.

Los representantes de cada tríada utilizan la energía básica correspondiente a cada centro y la deforman con el fin de defenderse contra su dilema central. ya sea bloqueándola (9, 3 y 6), hiperdesarrollándola (8, 2 y 5) o desviándola (1, 4 y 7).

Las fotografías originales son gentileza de Juli, y Joaquín Pérez Briz en Flickr.
La fuente para la elaboración de este articulo proviene en gran medida de: Gallen, M-A.- Neidhardt, H. El Eneagrama De Nuestras Relaciones. (Colección Serendipity 11). Desclée de Brouwer. Bilbao, 1997. Riso, R; Hudson, R. La Sabiduría Del Eneagrama. Urano. Madrid, 2001.