Dos mujeres ~ un camino (personalidad y esencia)

Dos mujeres un camino

 

“Dentro de cada uno de nosotros… está la voluntad de saber quiénes somos en realidad. Nuestra alma tiene el impulso de reestablecer el vínculo con nuestra naturaleza más íntima, conocerla y vivirla. Nosotros tenemos el impulso innato de llegar a la perfección de vivir plenamente nuestro potencial humano, impulso que, cuando no se contradice, nos conduce a niveles de realidad cada vez más profundos, más allá del sujeto, de la personalidad, del yo separado.”
Sandra Maitri

Cada persona utiliza las características de su temperamento innato de la mejor manera que sabe para adaptarse y sobrevivir a las dificultades de los primeros años de vida. En el proceso de adaptación a este mundo nos vamos desconectando de nuestra parte más esencial y este vacío, este no saber quiénes somos en realidad, es lo que intentaremos corregir más delante fabricando nuestra personalidad que va a ser, en muchos sentidos, reactiva y exagerada. Cómo decía Sandra Maitri, hay un impulso natural en nosotros por expandirnos y expresarnos pero, sin embargo, muy parecido al crecimiento de un árbol, van a haber muchos aspectos y condiciones ambientales que van a impedir o desviar ese crecimiento natural, creando surcos, huecos, dobleces.

La personalidad vendría a ser todo aquello adquirido: nuestras conductas automáticas, rigidizadas e inconscientes: nuestra máscara. La personalidad se va desarrollando como una estrategia de adaptación, defensa y contra manipulación del medio donde uno se desenvuelve. En la medida que más nos identificamos con nuestra personalidad nos vamos desconectado u olvidando de nuestra verdadera naturaleza. Esto es algo, hasta cierto punto, normal pero, llegado un momento, tendremos que cuestionar dicha identificación para poder ir conectando en mayor medida con otras posibilidades y alternativas más ricas que las que nos brinda hoy día nuestra estructura de personalidad.

“El Eneagrama constituye una estructura que facilita la revelación de la verdad sobre el Ser y sobre los seres humanos como parte de este Ser.”
A.H. Almaas – Facetas De La Unidad El Eneagrama De Las Ideas Santas

La Esencia vendría a ser ese aspecto de nuestro ser que transciende nuestra personalidad; nuestra naturaleza innata. Conlleva una calidad universal, y sirve como contacto con lo transpersonal. Es nuestro verdadero rostro, nuestro Sí Mismo Real. Podríamos decir también que nuestra esencia es la capacidad o potencial organísmico y autoregulatorio capaz de operar de forma libre y espontánea dependiendo de la situación y del momento actual.

Inicialmente el trabajar con el Eneagrama puede aportarnos claridad y mayor satisfacción en nuestras relaciones y en distintas áreas de nuestra vida; sin embargo su valor último y mayor beneficio consiste en re-descubrir nuestra conexión con la fuente primordial, con el Universo o la Vida, realizándonos como seres humanos integrando lo trascendental en nuestro día a día. Otra forma de decirlo es que el Eneagrama apunta a aprender o recuperar nuestra capacidad de “Amar” en un sentido amplio de esta palabra.

“Cada persona desarrolla un estilo de personalidad para compensar la falta, el vacío ontológico que se sitúa en el corazón del ego.”
Oscar Ichazo

Al final del día, personalidad y esencia dejan de ser dos entes separados y contradictorios y se convierten en dos amantes que danzan juntos bajo la misma música.


Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *